Muñeca Abierta. Gipsy Life

30 enero 2012 por Javier Menéndez

No es nada innovador volver a los orígenes de algo cuando ese algo ha evolucionado. Con los vídeos de skate vemos constantemente casos de ediciones en baja definición y con una estética “retro” que hacen que parezca estar viendo un producto hecho hace una década en lugar de ayer por la tarde. Pero eso es estética y para conseguir ese toque sólo hacen falta equipos anticuados o, en su caso, “freir” un poco las tomas con el programa de edición de vídeo de turno. Gipsy Life, el vídeo que inspira la columna de hoy, también se desbanca del HD y del “hiperrealismo” de las cámaras lentas y las decenas de frames por segundo, pero lo hace para traer a nuestras pantallas algo que irónicamente describe la realidad con total definición. Troy Roberts, el responsable del proyecto, es un alma viajera a la que ese sentimiento nómada que nos aporta el skateboarding ha llevado a recorrer el mundo con un patín bajo los pies y, por supuesto, con una cámara apuntando en todo momento al frente. Tuve la suerte de que nuestros caminos se cruzasen hace algún tiempo en Barcelona y ese inexacto indicador basado en vibraciones que usamos los humanos para catalogar al prójimo me avisó de que tenía ante mi a una persona extremadamente interesante. Ejes blandos, apego por llevar la velocidad al máximo y agilidad en las maniobras son algunos de los términos que definen la faceta skater de Troy. Una melena al viento coronando su alta y delgada figura le describen físicamente en pocos trazos y en lo realmente importante, el interior, lo que encontré fue una persona de nerviosismo inquieto y con ganas de conocer y ser conocido. Con él patiné por las aceras, salté vallas, puse mi mente al sol y la escondí en la sombra para que la intimidad de su cobijo diese pie a explorar la tan curiosa nueva amistad que me había traído el skate. A Troy le gusta el patín, pero le gusta como hilo conductor de una intensa vida callejera y errante en la que ir aprendiendo a cada paso de las propias vivencias y las del prójimo. Conocerle (y ahora ver el trailer del vídeo en el que está trabajando) me hicieron recordar que es ahí fuera donde suceden las cosas y que hay que salir a encontrarlas. Las buenas, las malas, las divertidas y las peligrosas… dicen por ahí que “la vida es la suma de sus momentos” y no hay que bajar la guardia y dejar que se nos pase si haber estado donde pasan esas cosas. La calle es el mejor Youtube y es infinitamente más emocionante que estar encerado en casa mirando un monitor… espero que no vuelva a olvidarme de ello y que no haya que esperar demasiado para ver el vídeo completo de Troy Roberts. El trailer promete tanto…

COMENTARIOS

Cometarios deshabilitados.