Muñeca Abierta. El efecto Cinematographer

16 abril 2012 por Javier Menéndez

Es complicado no haber escuchado hablar del nuevo proyecto audiovisual de Transworld Skateboarding Magazine. Con tanto The Cinematographer Project por aquí y The Cinematographer Project por allá, casi que me he sentido obligado a soltar algunas impresiones sobre el tema en esta columna de opinión con la que me regalo el ego los lunes ¿Qué os ha parecido el vídeo?… a mi me da la sensación que -más allá de convertirse en otro largo que llega a nuestras pantallas y queda sepultado por los que le siguen- es toda una llamada de atención sobre el camino que estaba tomando nuestro querido patinete. No me canso de repetir que lo aquí escrito no es más que la opinión del que lo escribe y que es fácil que no sea compartido por todos, pero me da en la nariz que con el nuevo vídeo de TWS tratan de recordarnos que la competición no era sobre lo que giraba el skateboarding (aunque si haya estado presente y tenga su parte de importancia).

En The Cinematographer Project se pueden ver osadías y tentativas de suicidio como las que nos hemos ido encontrando en casi cada una de las producciones que llegaban a la nuestros ojos, pero parece que el formato “un paso más allá-un rail mas largo-un set más grande…” no es la fórmula usada en lo nuevo de la revista gringa. Ya el título deja claro que esta vez iban a dejar lucirse a los filmers y que les pedían que se pusieran en “modo artista” pero, ya hablando de imágenes y trucos, creo que se dieron cuenta de lo complicado que se estaba poniendo subir aún más el listón y de que el colectivo skater es tendente a admirar el carisma y la originalidad por encima de la dificultad. Si todavía no has visto el vídeo no seré yo el que te lo cuente y, consecuentemente, te lo fastidie, así que sin dar más detalles os invito a meterle unos dólares al Itunes (o usar malas artes, que eso ya es cosa de cada uno), para disfrutar de una película que refleja la esencia del skateboarding como pocas lo han hecho. Al final todo esto va de reinterpretar paisajes urbanos a base de darle al coco y, aunque esa es la vía más difícil para destacar entre todos los que andamos subidos a un patín, seguro que la influencia de The Cinematographer Project ha dejado pensando a más de uno. A mi me pasó… ¿y a ti?.

COMENTARIOS

Cometarios deshabilitados.