Muñeca Abierta. Esquivando el odio de Atlanta

30 abril 2012 por Javier Menéndez

No es la primera vez que me encuentro por la red con algo que viene con el sello de Atlanta Hate Us, pero en esta ocasión la propuesta me pareció lo suficientemente interesante como para darle un repaso en la columna de opinión Muñeca Abierta. Se trata de un par de clips en los que podemos ver el proceso de construcción del skatepark DIY que lleva por nombre The Coop y, cómo no, otros vídeos en los que han quedado reflejadas las maniobras resultantes de muchas sesiones en él. Vamos a lío.

Pese a no conocer en persona a ninguno de los protagonistas de esta historia es imposible no imaginarse como son tras ver sus clips. Se trata de un grupo de patinadores que no están contentos con las posibilidades que su ciudad ofrece a los skaters (adivina tú el motivo) y que deciden ponerse manos a la obra para crear su propio paraíso del skateboard a medida.  Podría ser que la policía se lo ponga complicado en las calles, que sus skateparks estén hasta el ojo de rollers, scooters y bikers, que esto o que aquello, pero no vamos a jugar a ser Aramís Fuster y nos ceñiremos a los datos conocidos. El caso es que a base de esfuerzo, barbacoas y (basándome en experiencias personales) seguro que algún mal rollo entre colegas, han hecho posible un lugar en el que dar rienda suelta a su creatividad y en el que disfrutar del patín sin intromisiones. El primer vídeo, el que muestra el proceso de construcción, quizá resulte un poco soporífero por su duración, pero viéndolo es fácil meterse en la piel de los que doblaron el lomo en The Coop e imaginar lo mucho que disfrutaron viéndolo en la casa o bar de turno. Mira este… que risas ese día… ¿te acuerdas?… que liada para hacer esa transi… Echándole un poco de imaginación se puede asistir a la premier sin levantarse de la silla y emocionarse como ellos lo hicieron sin necesidad de conocer a los protagonistas.

A ese primer clip le siguen otros 2 que encontré en su canal de Youtube y en los que quedan claras 2 cosas: esa es su ahora su casa y allí no falta la risa. Por un lado es imposible negar que le han pillado el truco a los módulos como sólo puede hacerlo quien le dedica horas a un spot y, por el otro, que hay entre ellos una panda de personajes que hacen que aquello sea un constante cachondeo (es fácil que veas a algunos de tus propios colegas reflejados entre los protagonistas de las imágenes).

 

Seguir escribiendo ya es ponerse pesado y hablar más de la cuenta sin conocer demasiados detalles sobre el asunto. No me gustaría que me llamasen la atención por hablar sin saber muy bien de lo que hablo, pero para eso está la precaución, el encaje de las críticas y recordar de vez en cuando que nunca se escribe demasiado sobre skate cuando escribir sobre eso (aunque canse, agrade, entretenga, moleste…) es con lo que uno se gana la vida. Vamos, algo así como lo que les ha pasado a los de The Coop… que se han matado a pensar y currar y ahora patinan los spots con los que llevaban soñando desde que se montaron en un patín. Nos vemos por aquí la semana que viene con más patrañas patineras. Sirva esta currada que se han pegado “los odiados por Atlanta” como felicitación en el día del trabajo que se celebra mañana. Hasta la próxima. El lunes que viene estamos de vuelta con más Muñeca Abierta. Un saludo.

 

COMENTARIOS

Cometarios deshabilitados.