Muñeca Abierta. Patina, lucha y luego ya veremos

11 junio 2012 por Javier Menéndez

Hoy me he despertado pensando en Madrid. No hace demasiado que caí por allí de visita, pero una vez más me han entrado ganas de bucear en las páginas de las líneas aéreas de bajo coste y encontrar un pasaje asequible. Tenemos un país recién rescatado (aunque lo nieguen) y esta noticia pone a esta “España nuestra de su santa siesta” en una situación que podría definirse usando redundantes términos económicos, pero que también puede hacerse en un lenguaje más llano: estamos en la mierda. Aunque ese presidente (al que por lo visto nadie votó) saliese a ensalzar las ventajas de de la perra gorda que nos ha llegado desde Europa, la realidad es tan distinta que sólo queda apelar a la facilidad para negar la evidencia que tanto ha caracterizado a quien hoy nos gobierna. Sí, aquellos que un día sostenían que en los trenes de Atocha no había islamismo radical, ahora se ponen delante de un puñado de periodistas a defender el absurdo de que estar en deuda es una bendición. Por los cojo%es… Ahora somos (sí, sí, tú y yo) unos ciudadanos hipotecados sin haberlo elegido -y lo que es peor- sin tener culpa alguna de la situación. Hay que pensar en Madrid… hay que ir a Madrid. Desde allí nos están haciendo lo que nos están haciendo y allí es donde es más fácil que nos escuchen. Hay que ir todos y que nos tomen por mineros. Sin manos pintadas de blanco ni palomas de la Paz. Hay que dejar de ser niños de papá de la transición y volver a convertirnos en nietos de los que perdieron la Guerra Civil. Basta ya… pero no un “basta ya” escrito en una sábana blanca y grapado a dos palos de escoba… un “basta ya” que quizá suponga llevarse algún porrazo literal y logre que dejen de arrearnos cientos metafóricos. Nos han rescatado y eso es malo… muy malo… tanto que no merece la pena hablar de otra cosa. Ni monopatines, ni fútbol, ni pitos, ni flautas. Hay que pensar en como la mediocridad se ha hecho con el poder y, como no podía ser de otra forma, ha llevado todo a la ruina menos su cuenta bancaria. Hoy no me importa el skateboarding y haber escrito aquí  sobre eso me habría hecho perder una oportunidad de compartir contigo algo que creo mucho más importante.  Hasta ahora sólo estábamos viendo los nubarrones negros asomar… la tormenta empieza ahora y lo que va a caer del cielo van a ser tijeras de punta. No te creas a pies juntillas nada que veas en televisión. La realidad te la va a contar tu vecino cuando esté sacando las cosas de su casa para que el banco que se la quita la cierre durante años. Te la va a contar tu amigo cuando tenga que dejar de estudiar porque las becas no llegan y no pueda acceder a un empleo con el que costearse la educación. A lo mejor te la cuentan tus padres desde la cola del paro sabiendo que con casi 60 años no les va a contar nadie. Esto es tan gordo que pocos van a poder escapar de ello.  Nada tiene sentido… el sistema ha fallado… el capitalismo nos ha hundido en la miseria y se está llevando por delante el bien común en favor del interés personal de unos pocos.  Los skaters hemos ido por delante en muchas cosas y esta es una buena oportunidad para volver a hacerlo. Despertemos… si tienen que rodar cabezas que rueden.  De cosas de patinetes ya hablamos otro día… ahora toca ser ciudadanos con conciencia social y todo lo demás es menos importante. Hablar hoy de skate podría significar que pronto no pueda hacerlo más porque el tornado se lleva por delante esto con lo que honradamente nos ganamos la vida. Últimamente no puedo pensar en otra cosa y eso me hace sentir que estoy en el lugar correcto. Te invito a que hagas lo propio. Hasta la semana que viene. Espero que ya me hayan entrado ganas de estar pendiente de lo que de verdad me gusta ¿Recuerdas aquella camiseta de Alai en la que ponía “patina, lucha y luego te duchas”? Yo la tengo todo el día rondándome por la mente.

COMENTARIOS

Cometarios deshabilitados.