De Compras. Alta Fidelidad

30 junio 2012 por Javier Menéndez

Llevamos toda una vida pegados a unos auriculares. Desde aquellos que se colocaba el abuelo para escuchar su mini transistor hasta la llegada del Walkman, Diskman, Minidisk, reproductor Mp3 y el afamdo Ipod hemos escuchado música sin molestar al vecino gracias a este invento.  Durante muchos años este mercado estuvo cubierto por las compañías de electrónica y parece que nadie cayó en la cuenta de que este era un complemento que no entendía de edades, tribus urbanas, ni demás cosas que hacen que unos seamos algo diferentes a otros. El más pobre escuchaba su música por unos auriculares remendados con papel celofán y el más pudiente lo hacía por otros impolutos de última generación, pero todos, como decíamos al principio, llevamos una vida aislándonos del mundo gracias a los “casquitos”. Pues bien, un día a alguien se le iluminó la bombilla y se dio cuenta de todo esto que os contábamos ¿Por qué no hacer una compañía especializada en auriculares y darles la importancia que merecen? Ahí lo tienes… Skullcandy vio lo que los demás no vimos y se embarcó en un proyecto que ha sido imitado por montones compañías. Diseño, colaboraciones, series limitadas… lo que antes te hacía ser uno más ahora puede ser una muestra de tu estilo. Por eso hemos decidido hablarte hoy de todo esto en nuestra sección De Compras… bueno, no sólo por eso, ya que esta gente lleva mucho tiempo dando caña con sus productos y lo que nos ha hecho decidir que estos altavoces unipersonales protagonicen la columna de hoy es que han serigrafiado en un nuevo modelo esa mano gritona de Santa Cruz que por aquí tanto nos gusta. Aquí los tienes y se presentan solos, así que ya sólo queda decir que hemos visto a mucho sinverguenza con el movil reproduciendo música con una calidad de audio similar al transistor con el que nuestros abuelos se mantenían informados de los avances de la Guerra Civil. A ellos queríamos lanzarles un mensaje: Comprad unos auriculares de estos. Vais a ligar más y dejaréis de ser víctimas del odio de los que se sientan en el vagón junto a vosotros. O bueno, comprad cualquier modelo y guardaros la pachanga para vosotros.  Corran ustedes la voz. Hasta la semana que viene.

 

CATEGORIAS:
TAGS:

COMENTARIOS

Cometarios deshabilitados.